• Michael Anzola

Sigue el misterio por el paradero de Sara Sofía Galván


Casi tres meses de la desaparición de la menor, sigue el misterio por el paradero de Sara Sofía Galván. Pues, mientras su padrastro insiste en que la niña está muerta, la mamá de esta, afirma haberla regalado.


Desde el 19 de febrero la Policía y demás autoridades encendieron las alarmas; cuando a los medios de comunicación llegó la información de que una menor de 2 años de edad aproximadamente, habría desaparecido desde el 27 de enero del presente año.


Desde allí, las investigaciones arrojaron dos principales sospechosos, Nilson Díaz, padrastro de la menor, y Carolina Galván, madre biológica de Sara Sofía; quienes de inmediato al ser puestos a disposición de las autoridades entregaron versiones totalmente diferentes a la Fiscalía.


Del mismo modo, mientras la madre sostiene en ocasiones que la bebé fue regalada; y en otras que la menor falleció, el padrastro sostiene que Sara Sofía está muerta. Además, el pasado viernes 23 de abril en un nuevo interrogatorio de la Fiscalía, Díaz relató lo que habría sucedido el 27 de enero y enfatizó en que "Sarita está muerta".


"Eso es mentira, porque el mismo 27 de enero fue que yo le dije a Carolina que se quedara con los niños y yo me fui y la dejé en río [Tunjuelo], como ya lo manifesté. Pero, reitero, Sarita no está viva. No la busquen en otro lugar que no sea el caño Tunjuelito, porque allá fue donde la dejé yo mismo", añadió.


Sin embargo, según Díaz, ese día, horas antes del presunto deceso, la madre de Sara Sofía habría sido violenta con la menor, debido a que no quería comer. "Carolina se puso furiosa, agresiva con la niña, le pegó con la correa. Yo le pegué una cachetada a Carolina, y le puse la mano para que la niña escupiera la comidita en la mano y le di una mandarina, pero en ese momento la niña se hizo popó, tal vez por el dolor del correazo o del miedo, porque Carolina estaba tratando muy mal a la niña. De ahí la cogió, se la llevó al baño y le pegó una cachetada en la carita a la niña. Ahí le moreteó un ojito y la parte de la frente".


Luego de eso, Diaz continúo con el relato diciendo que la menor quedó con sus hermanos viendo una película después de todo el incidente; y que horas después se percataron que la menor habría fallecido.

"Sarita tenía la cara tapadita, yo se la destapé y ya la niña tenía los labiecitos morados. Me asusté tanto. Le puse el oído al corazón, le estaba latiendo muy rápido. Después empezó a latir suave, despacio, pero la niña no abría los ojos. No reaccionaba en ese momento".


Por esta razón, afirmó que de común acuerdo, él se llevó el cuerpo de Sara Sofía al caño del Río Tunjuelo y acordaron, según él, modificar la versión de los hechos e inventar que habían regalado a la menor.


"Los audios fue cuando empezaron a llegar las autoridades a la casa a preguntar por Sarita. Entonces, yo le dije que hiciéramos unos audios de que ella había regalado la niña, pero eso es mentira, porque la verdad es que la niña está muerta". Finalizó el testimonio Galván.


Adicionalmente, realizó un 'mapa' del lugar donde habría sido dejado el cuerpo sin vida de Sara Sofía el pasado 27 de enero; el cual le entregó a las autoridades quienes siguen tras la pista de confirmar cual de las versiones es la correcta y dar con el paradero de la menor.



Foto tomada de RCN.

0 comentarios