top of page
  • Foto del escritorDiario de Cundinamarca

Saldarriaga declare la Calamidad Pública y atienda la emergencia en Cazuca





En la comuna 4 de Soacha (Cazuca) en esta temporada de lluvias, el alcalde, previo concepto favorable del Consejo Municipal de Gestión del Riesgo (CLOPAD), debe declarar la situación de Calamidad Pública.


La Calamidad Pública implica que el alcalde de Soacha debe destinar una serie de recursos económicos para enfrentar la crisis climática que está afectando a gran cantidad de la población en Cazuca, y que dada su posición geográfica en el municipio, está afectando de manera sistémica a la Comuna 5 (San Mateo) y la Autopista Sur, de nuevo, colapsando la entrada y salida del municipio, sin dejar de generar daños ambientales, de salud, educativas, laborales y por supuesto, poniendo en riesgo la vida de las personas, tanto de las que habitan la comuna 4, como las que se vean perjudicadas de manera indirecta por la emergencia ambiental.


Si el alcalde se niega o no declara la Calamidad Pública está permitiendo la vulneración sistemática de derechos humanos de las personas afectadas por la emergencia. De tal manera que, además de requerirse un pronunciamiento oficial del alcalde, deberá activar cada protocolo de atención y restablecimiento de derechos, además de la solidaridad de la comunidad en el general.


Las personas que habitan el sector, además de tomar registros de cada una de estas afectaciones por las lluvias en sus casas, sus colegios, sus calles (que no han sido pavimentadas), sus espacios comunes y el poco espacio público con que puedan contar, también se verán afectadas económicamente dado que deberán reaccionar de manera inmediata ante las inminentes alteraciones negativas en su salud, los daños físicos en sus hogares, las falencias en la prestación de servicios públicos y las posibles influencias perjudiciales en su seguridad.


Saldarriaga, es el momento de ser responsable, dejar de lado el negacionismo, hacer la declaración de Calamidad Pública y poner los recursos pertinentes a disposición para atender el desastre que significa, no solo la temporada de lluvias, sino las situaciones estructurales que en Cazuca, le han servido para movilizar likes en redes sociales y que hoy deben ser intervenidos para proteger la vida de las personas que allí habitan con sus familias.


La acción debe ser interinstitucional, convocando múltiples niveles de gobierno, seguir las recomendaciones de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) y construir de la mano con las comunidades el Plan de Acción Específico que acompañe las fases de preparación y ejecución para la reconstrucción y rehabilitación que permitan restablecer los derechos de las personas que viven en Cazuca y que se vean afectados por la emergencia.



Columna de opinión de: Andrés Jimenez

0 comentarios

Comentarios


bottom of page