• Michael Anzola

"Nunca recibí un solo peso por permitir construcciones ilegales": Jefferson Caicedo


El ex-corregidor uno del municipio de Soacha, Jefferson Caicedo respondió ante las acusaciones que recibió por parte de la comunidad de San Luis y San Esteban, en medio de las demoliciones fallidas de la alcaldía. El pasado miércoles, se programó una diligencia de demolición en el corregimiento uno del municipio, como consecuencia de una infracción urbanística. Según las autoridades, al ser una zona rural, no se pueden adelantar construcciones de tipo urbano en ese suelo, así sean dueños legítimos de las extensiones de tierra. En medio de las discusiones entre autoridades y comunidad afectada, algunos líderes del sector acusaron al ex-corregidor Jefferson Caicedo de presuntamente recibir dinero a cambio de no interponer acciones para detener y evitar la urbanización del sector. Diario de Cundinamarca habló con Caicedo, quien con documentación en mano, desvirtuó y negó las aseveraciones en su contra. "Lo primero que hay que decirle a la gente, es que yo llegué al cargo de corregidor el 14 de agosto de 2017 y estuve hasta el 31 de diciembre de 2019. Es falso que las construcciones vengan desde mi fecha de ingreso" Aseguró. Además de puntualizar en que Miguel Acuña compró el terreno de San Luis en el 2019. "Ustedes pueden revisar el certificado de tradición y libertad que así lo comprueba". Diario de Cundinamarca tuvo acceso al documento que comprueba dicha afirmación; ya que la fecha de compra es de abril del 2019 por parte de Miguel Acuña. Desde allí empezaron las construcciones, donde Caicedo reconoció que "Se levantaron una serie de edificaciones en un abrir y cerrar de ojos. Pero una vez enterados, iniciamos las acciones correspondientes buscando mediante el dialogo como resolución de conflictos frenar las construcciones y que se demolieran las existentes". Según el ex-corregidor, en ese momento eran alrededor de 3 casas que se encontraban en el predio. Motivo por el cual se empieza a llevar a cabo el proceso policivo ante la falta de licencia emitida por curaduría. "Hacia noviembre de ese año, el señor Acuña no siguió las instrucciones ni recomendaciones y por el contrario realizó más construcciones. Allí como corregidor y autoridad policiva iniciamos el proceso correspondiente para estas situaciones." "Lo notifiqué entre noviembre y diciembre en tres oportunidades para que compareciera en el despacho e iniciar la audiencia pública. El señor Acuña nunca atendió los llamados y hasta el 26 de diciembre, en un cuarto llamado llegó a las instalaciones de la Secretaría de Gobierno". Afirmó Caicedo. Una vez, se realizó la audiencia pública, la orden emitida por Caicedo, fue generar la demolición de los predios por no cumplir con la legalidad para haber sido construidos.  Sin embargo, Acuña apeló la decisión quedó en medida suspensiva. Es decir, ni la administración podía demoler ni Acuña generar más construcciones en el punto. Sin embargo, el propietario hizo caso omiso, mientras que el corregidor reconoció que "al momento de dejar el cargo; eran alrededor de 18 construcciones entre las que estaban terminadas y las que empezaban". Con esas afirmaciones que Caicedo entregó, también aparecieron una serie de fotografías con corte 31 de diciembre que sustentarían sus declaraciones.

Es decir, la expansión acelerada de esa zona del municipio, se habría dado en el 2020, bajo la alcaldía de Juan Carlos Saldarriaga y con Marco Antonio García como corregidor. Mientras que, hacia mayo del año anterior, se ratificó en segunda instancia que de debía hacer la demolición. A pesar de que no se hicieron, Caicedo insistió en que las construcciones sé realizaron de manera clandestina y masiva, bajo la actual administración. Por otro lado, aprovechó para dejar en claro que su parentesco con Danny Caicedo, actual Secretario de Gobierno, no influyó en su labor ni juicio y si aprovechó para cuestionar a la actual administración. "Las fotos demuestran el estado en que quedaron esas zonas y cómo están actualmente. Y yo no tuve carro, ni grupo élite, ni gestores de convivencia ni mucho menos acompañamiento de la policía." Afirmó.




Finalmente, Caicedo terminó desmintiendo el hecho de que hubiese o no recibido dineros para permitir las construcciones. "No he visto al primer funcionario público que le den coimas o dádivas por hacer bien su trabajo. Desconozco el origen de las acusaciones y las niego rotundamente. Lo que si sé es que cuatro veces lo cité,  desarrollé la audiencia pública y ordené demoler. No solo en San Luis, sino en San Esteban también. Por eso, no creo que alguien me hubiese querido dar dinero por cumplir con mi deber". Sentenció.





LUIS MIGUEL ACUÑA
.pdf
Download PDF • 6.95MB

0 comentarios