• Michael Anzola

La soachuna que recorre Latinoamérica trabajando por el medio ambiente

Actualizado: feb 28



Se trata de Lizeth Duque, una psicóloga de formación, pero que desde hace más de 2 años se convirtió en la Soachuna que recorre Latinoamérica trabajando por el medio ambiente.


Lizeth Duque, es una psicóloga que había residido toda su vida en la ciudad del 'Dios Varón'. Sin embargo, desde enero del 2019 decidió seguir su verdadera vocación y empezar a 'mochilear' por Latinoamérica; sin imaginar que allí encontraría el amor y una forma de trabajar en materia ambientalista por esta parte del continente.



La mujer, partió a sus 27 años hacia Ecuador, pasando también por Argentina, Perú, Uruguay y desde el último año residiendo en Brasil, en compañía de Mariano García, su pareja; Quien tiene como profesión ser salvavidas y también desarrolló su deseo y amor por recorrer el continente "mochileando", se conocieron a través de internet y coincidieron a mitad de su recorrido. Pues, él también decidió salir a mochilear por Sudamérica. Aunque, fue a 'mitad de camino' que decidieron conocerse y allí surgió el amor.





"Cuando el destino me trajo a Brasil nos escribimos, Mariano estaba en el estado de Río de Janeiro y yo en florianopolis - Santa Catarina a1200km  conversamos y decidimos conocernos, así que programamos un voluntariado en el estado de Minas Gerais ya que nos quedaba central a ambos, y fue así que en la ciudad de carrancas finalmente nos encontramos. Desde ese día viajamos juntos". Afirmó Duque.


Aunque, el amor y las ganas de recorrer con una maleta al hombro no fue lo único que encontraron en común. Ya que, "Mariano toda su vida estuvo en contacto con la naturaleza y creció en una familia de agricultores que sufren los estragos de los pesticidas y agrotóxicos. Por causa de estos, uno de los problemas que atormenta a su pueblo es el cáncer, ha sido y continúa siendo la mayor causa de muerte, arrebatándole amigos y vecinos. Todo esto generó una conciencia de lucha, incursionando en los conocimientos de Agro ecología para conseguir herramientas que alejen los agrotóxicos de las personas, de su pueblo. Es difícil cuando hoy en día el monocultivo y las "buenas intenciones" por parte de las personas que sin saber utilizan pesticidas para la "maleza" o insecticidas para hormigas y tantos otros insectos sea la única respuesta que tengan. Ignorando completamente que el agua, la tierra y sus propios alimentos están siendo contaminados. No se necesitan demasiadas justificaciones para entender el por qué de nuestra lucha a favor del medio ambiente. Esta lucha nos compete a todos como seres humanos". Puntualizó Mariano.


Además, fruto de esto nació "El fruto de un viaje". Según cuentan Duque y su novio Mariano, "En cada lugar germinamos semillas de árboles, los cuales vamos donando a familias o instituciones que apadrinan su crecimiento, nuestra meta es dejar una huella ecológica por nuestra ruta, generando alimento, sombra y salud para las generaciones que vienen. Hasta la fecha hemos donado y plantado más de dos docenas de árboles entre los cuales se encuentran guanábana, mango, cacao, moringa, aguacate, entre otros". Resaltaron.



Aunque no ha sido un proceso fácil. Pues "con el tema de los insectos en los cultivos nos hemos encontrado grandes desafíos porque no queremos afectar el ecosistema pero es necesario garantizar la producción de alimentos, así que a diario investigamos y ponemos en práctica soluciones ecológicas para apartar los insectos indeseados en huertas y cultivos". Enfatizaron.


Adicional a eso, a mitad de este largo pero hermoso camino, como lo llaman ellos, se toparon con la pandemia del Covid-19, que si bien les dificultó sus deseos de seguir viajando, no los detuvo y el amor y la determinación fueron más fuertes.


Por eso, en medio del inicio del Covid en Latinoamérica y precisamente, en Brasil, tuvieron que acampar por 4 meses a la orilla de un Río, con demás viajeros que conocieron durante su recorrido.


"En ese momento era imposible pensar en viajar a dedo o ser recibidos en un voluntariado, aún sin recursos y con dificultades nunca dejamos de soñar; fue así que el sueño de tener una combi se hizo más fuerte y se convirtió en una necesidad inmediata, así que conseguimos comprarla. Con ella resolveríamos transporte y alojamiento de ser necesario."


Finalmente, al cruzar por medio continente sembrando, germinando e intercambiando saberes ecológicos; con pandemia encima, han sorteado su sostenimiento económico con más de media docena de empleos y diferentes habilidades 'informales'.


"Solemos intercambiar horas de trabajo por alimentación y alojamiento, así garantizamos cubrir las necesidades básicas. Además siempre resultan trabajos extras que generan algún ingreso económico; ya hemos trabajado en muchas áreas, desde cocineros hasta albañiles. Para viajar se requiere mucha flexibilidad y cero prejuicios, cuando estas en la ruta la profesión cambia en cada situación. También producimos artesanías y vendemos en cada lugar". Señalaron.






Por ahora, en plena reactivación económica, Lizeth y Mariano buscan seguir recorriendo Brasil y el continente; mientras siguen con el objetivo de sembrar no sólo árboles, sino conciencia y el hábito de cuidar el medio ambiente en Sudamérica. Además, sueñan con abrir un canal de Youtube, para compartir sus experiencias y estilo de vida. Aunque por ahora, lo hacen a través de las cuentas de Instagram @viajando_diferente_mente y @Liiz_duque

0 comentarios