• Michael Anzola

El SENA le apuesta a la rehabilitación de presos en La Picota



A través del Centro de Tecnologías y Construcción para la Madera, EL Servicio Nacional de Aprendizaje-SENA instaló diferentes programas de formación para los internos de la cárcel La Picota, lo anterior, sin importar las limitaciones y situación de los internos.

El SENA por intermedio de un convenio que viene ya hace varios años con el centro carcelario, ofrece al interior de este, los programas de formación en: Construcción, Mantenimiento y Reparación de Estructura en Guaduas, este es el más pedido por la población carcelaria. Así mismo, Técnicos en Carpintería, Operarios en Carpintería y todos los cursos complementarios que se requieran.


“Quiero agradecer al SENA y al profesor Pedro Sánchez, que me dio la oportunidad de realizar el curso en técnico en guaduas, por haber terminado; quiero salir adelante y tener otra oportunidad afuera, me gasté un año y tres meses para terminarlo, pero muy contento porque aprendí a como desarmar, procesar e incrustar la guadua; algo que jamás pensé terminar y que sin duda colocaré en práctica ahora que obtenga mi libertad”. Puntualizó William Saldaña interno y aprendiz.

Sin importar el delito, la escolaridad o la edad de los internos; los programas ofertados al interior de la cárcel La Picota han tenido bastante acogida por el personal privado de la libertad; ya que con mucha frecuencia hay certificaciones entregadas por diferentes cursos terminados.


“Estamos cambiando vidas en el proceso de resocialización, con el personal privado de la libertad, El SENA está presente en sus diversos programas de formación desde las actividades complementarias hasta tituladas”. Expresó el instructor Pedro Gómez quien junto a tres instructores más lleva aproximadamente seis años formando en el penal.

Las estructuras de guaduas que actualmente se encuentran al interior del penal, son diseñadas y construidas por los aprendices de los programas antes mencionados. Estas a su vez, tienen diferentes usos como; en lo deportivo se utilizan como camerinos, en lo administrativo se utilizan como el lugar de encuentro de algunos guardas de seguridad y en los límites de algunos patios para reunión de los internos y recibir visitas.


“Estamos todos los muchachos muy agradecidos, los cuales venimos hace meses participando de los cursos; para nosotros es una forma de resocialización y demostrar que en la cárceles no solo hay gente mala, ni que tienen cosas negativas, sino que también tenemos ganas de superación, de que queremos hacer cosas positivas en nuestras vidas y enderezarnos y aceptar que algún momento nuestras vidas no estuvieron bien encaminadas” Finalizó el interno y aprendiz, José Edgar Gonzales.

0 comentarios