• Didier Venegas

El día que Bogotá se vistió de blanco


El 3 de noviembre del 2007, entre la 1:30 y 2:15 de la tarde, Bogotá registraba una granizada masiva que dejó las vías de la capital llenas de agua y hielo debido a la extrema granizada que cayó aquel día, cubriendo un amplio sector de la ciudad desde el occidente (barrio Minuto de Dios) hasta el suroriente en Ciudad Bolívar, incluyendo el centro de la ciudad y el área aledaña al campus de la Universidad Nacional (UN).


El evento correspondió a una tormenta de granizo de categoría H2, con diámetros máximos entre 10 y 20 mm, de acuerdo con la escala de once categorías que va de H0 (granizo duro) a H10 (supertormenta de granizo) desarrollada por la Organización para la Investigación de Tornados y Tormentas.

Para muchas personas, el evento climático dejó demasiadas afectaciones materiales mientras otros disfrutaban de la ‘nieve’ que invadían las calles de Bogotá. ‘Muñecos de nieve’, figuras en el espeso granizo y otras actividades fueron noticia, paralelamente, la décima tercera edición de Rock al Parque será recordada por dicha coyuntura a raíz de la fuerte granizada.

En el evento Rockero, que se canceló debido a la granizada, solo dos bandas lograron presentarse aquel día, el grupo paisa Nepentes y K-93. El parque Simón Bolívar quedó cubierto por una extensa capa de hielo cuyo espesor superaba los 10 centímetros generando, al menos, 20 casos de hipotermia, según informe de las autoridades.

0 comentarios