• Didier Venegas

Abusada y empalada. Así apareció vendedora de arepas que le arrojaron excremento

Villavicencio es protagonista de un lamentable hecho en el que Lina María, la vendedora de arepas que fue agredida junto con su madre en octubre, por otra mujer que, además de insultarlas, les arrojó excremento de perro, fue secuestrada, abusada empalada y abandonada en una zona boscosa del Meta.


Al parecer, el pasado lunes 7 de noviembre la joven, que actualmente Administración de Empresas en la Universidad de Los Llanos, salió en su vehículo a comprar insumos para su negocio, del cual paga su carrera.


En el recorrido de la Lina María, sintió un golpe a su carro y procedió a bajarse para revisar. Cuenta la madre que, la joven en ese momento fue abordad por un hombre que la amenazó y la obligó a conducir hacia un lugar apartado, donde fue abusada y empalada.


La abordó, la accedió, la acechó, la subió al carro, se la llevó para una parte oscura y, bueno, no quiero hablar del tema”, dijo la madre de Lina María.


Horas después del hecho, la Policía se percató de un automóvil que se encontraba aparentemente abandonado*, sin embargo, cuando se acercaron se toparon con el estado de la mujer, quien les manifestó lo que había sucedido y ellos procedieron a llevarla al centro de salud más cercano donde se encuentra actualmente.


La patrulla observa desde la distancia un vehículo que se encontraba orillado en la vía, donde los uniformados encuentran una mujer quien manifiesta haber sido víctima de agresión sexual” indicó el comandante de la Policía de Villavicencio, Ricardo Sánchez Silvestre.


El alcalde de Villavicencio, Juan Felipe Herman, anunció una recompensa de 10 millones de pesos para dar con el paradero del sujeto. Horas después el mandatario del municipio publicó en su cuenta de Twitter la captura de 16 abusadores sexuales, entre ellos alias ‘Edwuar’, señalado de abusar de una “estudiante”, aunque no precisó si sería el agresor de Lina María.


Una mujer, quien afirma ser la mejor amiga de ‘Lina María’, publicó desde las redes sociales del establecimiento comercial un par de historias de Instagram en las que rectifica que, por fortuna, la estudiante de administración de empresas se encuentra bien y que las versiones que circulan en redes sociales sobre la agresión que sufrió están siendo tergiversadas.


En ese sentido, la mujer pidió la mayor discreción en el caso, anticipando que la mujer contará su caso muy pronto y recordando a la vez el posible temor que pueda causar esa información en su hijo.


En otra publicación, la mujer desmiente una hipótesis sobre el posible abuso que, según ella, circuló en algunos medios de comunicación regionales.



0 comentarios